octubre 24, 2018

Los niños también pueden padecer de depresión, según expertos esto se debe a su falta de madurez, vulnerabilidad y principalmente a que a veces no saben expresar lo que sienten.

Cuando los niños padecen de depresión presentan síntomas como:

  • Humor depresivo: Tienen un estado de ánimo triste o se sienten irritables.
  • Aislamiento social.
  • Pérdida de interés: pierden la capacidad de disfrutar el juego, las actividades escolares o hasta su entorno en general.
  • Falta de energía: No juega, no quiere ir a la escuela, se ve desanimado.
  • Trastornos del sueño.
  • Incapacidad para concentrarse o tomar de decisiones, lo que se traduce en un mal comportamiento y rendimiento académico.
  • Pérdida de confianza y autoestima: Se siente inferior a los demás y realiza reproches.
  • Dolores psicosomáticos: dolor de cabeza o de estómago u otros pocos claros.
  •  Ideas autodestructivas: Como autolesionarse o practicar juegos riesgosos, sin importar lo que pueda pasarle.

Para este tipo sintomatología es importante acompañar al niño en su proceso de recuperación, además de buscar ayuda profesional. Por lo que algunos de estos consejos podrían ayudarle a superar el cuadro depresivo.

Cuando el niño experimente una baja autoestima y tiende a criticarse a sí mismo: elogia al niño frecuentemente con sinceridad, acentúa lo positivo, de una manera comprensiva.

Cuando el niño experimente sentimientos de culpabilidad, es importante recordarle que existen acontecimientos que él puede controlar y otros que no.

Cuando el niño no entienda sus sentimientos pídele que dibuje, escriba o hable de cómo se siente. Cuando el menor experimente situaciones ansiedad e incertidumbre, apóyalo y tranquilízalo, la planificación puede reducir la incertidumbre.

Cuando tenga una conducta agresiva o iracunda hay que rechazarla, pero de una manera amable y firme, hay que  validar sus emociones y estimular al niño a expresar sus sentimientos de ira apropiadamente.

Todos estos consejos pueden ayudar al niño en el manejo adecuado de la depresión y lograr superarla; sin embargo si el estado depresivo continúa o tiene pensamientos suicidas se debe buscar la ayuda profesional inmediatamente. Toda alerta en este sentido hay que tomarla como válida.

En la Clínica Santa Teresa contamos con profesionales en el área de Psicología y Psiquiatría para ayudarle en cualquier situación de depresión, estres o ansiedad. Puede comunicarse con nosotros al ☎  2798-0100 / 2798-2100 o escribirnos al WhatsApp 8841-7085 o a nuestro inbox.

 

 

 

 

octubre 17, 2018

En la depresión clínica la persona experimenta sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración por periodos prolongados de  semanas, meses o hasta años, los cuales inevitablemente interfieren con su vida diaria. Todos podemos sentirnos tristes, melancólicos, infelices o abatidos alguna vez en la vida, pero se supera rápidamente.

Existe una mayor incidencia de depresión en las mujeres que en los hombres debido principalmente a factores biológicos, socioeconómicos y de abuso; sin embargo es importante conocer los síntomas de la depresión, porque podrían ayudarle a usted o alguna persona cercana a salir de esta condición.

Los síntomas más comunes de la depresión son:

  • Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
  • Cambios en el apetito, exceso o pérdida.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimientos de desesperanza y abandono.
  • Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
  • Pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.

¿Cómo salir de la depresión?

Algunos consejos que le ayudarán a superar una depresión son:

  1. Ayuda profesional: La persona en depresión muchas veces cree que no puede salir de esta condición, por esto es importante la ayuda psicológica, ya que ésta le proporcionará recursos para motivar a un cambio de actitud. En algunos casos se requerirá de tratamiento farmacológico para ayudar directamente en el cerebro estimulando la liberación de endorfinas que lo harán sentirse mejor.
  2. Socializar: Hablar con amigos o familiares de confianza y compartir lo harán enfocarse en otros aspectos que le ayudarán a disfrutar más su vida.
  3. Actitud positiva: es importante fortalecer el autoestima, creer que eres capaz de hacer todo lo que te propongas.
  4. Mantenerte activa: Buscarte alguna actividad que te guste y te haga sentir bien,  para que tu mente se mantenga ocupada y alejada de pensamientos negativos.
  5. Actividad Física: Practicar algún deporte favorece la liberación de endorfinas, sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia.

Fuente: Medlineplus

 

septiembre 24, 2018

La salud mental se define como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” según la Organización Mundial de la Salud (OMS); es decir,  el individuo es consciente de sus capacidades, puede afrontar las situaciones de la vida, ser productivo en el trabajo y capaz de contribuir con su comunidad.

Los trastornos en la salud mental más comunes son: la depresión y la ansiedad, éstos afectan la productividad en el desempeño laboral. Más de 300 millones de personas sufren de depresión  y 260 millones tienen trastornos de ansiedad a nivel mundial.

¿Por qué debemos cuidar nuestra salud mental?

Debemos cuidarla porque de ésta va depender la forma en que pensamos, sentimos y actuamos en las diferentes situaciones de la vida. También influye en la forma en cómo manejamos el estrés, las relaciones con los demás y la toma de decisiones.

Las enfermedades mentales son condiciones graves que pueden afectar la forma de pensar, el humor y hasta el comportamiento.

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud metal?

Para cuidarla podemos tomar en cuenta algunos consejos :

  • Tener una actitud positiva.
  • Mantenerse en buena forma física.
  • Compartir con las demás personas.
  • Desarrollar un sentido de significado y propósito en la vida.
  • Dormir lo suficiente.
  • Desarrollar habilidades para enfrentar los problemas.
  • Meditar.
  • Obtener ayuda profesional si lo requiere.

Fuente: Medlineplus

También es importante cuidar el nivel de estrés;  cuando sentimos dolores de cabeza, de espalda, insomnio, apatía, pesadillas y cambios de humor, podemos tener un cuadro de estrés, al cual hay que prestarle la atención debida y contrarestar sus efectos negativos encaminándolos hacia algo más productivo, por ejemplo salir a realizar una caminata, darse un descanso, respirar profundo, o realizar algún deporte, son estrategias que puedes aplicar  y a cambio mejorar tu calidad de vida.

 

 

 

agosto 22, 2018

El trabajo, situaciones familiares, la falta de tiempo, entre otros factores pueden generar el estrés. ¿Pero qué es en sí el estrés? éste no es más que una reacción del organismo ante alguna situación que percibimos como amenazante.

Es normal sentir estrés a veces, ya que es parte de la vida y de nuestra supervivencia; sin embargo cuando éste se vuelve constante y no utilizamos ningún mecanismo para eliminarlo, nos puede generar consecuencias en nuestra salud física y metal.

Dolor de cabeza, indigestión, insomnio, falta de concentración son sólo algunos síntomas que provoca el estrés en nuestro cuerpo, de ahí, lo importante de buscar mecanismos para eliminarlo de nuestro organismo.

A veces sucede también que la persona desea deshacerse del estrés, pero no lo logra y eso le genera más estrés  entonces ¿qué puede hacer?

La respuesta puede ser más sencilla de lo que se pueda imaginar, según los expertos algunas formas de eliminar el estrés pueden ser:

  • Realizar alguna actividad física: El ejercicio primeramente ayuda a la producción de endorfinas; las cuales brindan la sensación de sentirnos bien. Además realizar ejercicio con regularidad nos ayuda a aumentar la confianza en nosotros mismos, nos relaja y disminuye los síntomas de la ansiedad y depresión.
  • Compartir con familiares o amigos: Pasar tiempo con familiares y amigos puede ayudarle a sentirse mejor y olvidarse del estrés.
  • Realice algo que disfrute: Cantar, dibujar, pintar, cocinar … este tipo actividades si usted disfruta realizarlas, le generarán una sensación  de bienestar y por lo tanto, de relajación.
  • Escuchar música: Dependiendo de la música, puede generar un efecto relajante y permite desconectarse, por algunos momentos, de las situaciones que estemos viviendo, además permite a nuestro organismo descansar de la tensión acumulada.

Trate de seguir estos sencillos consejos cuando se encuentre en periodos de mucha tensión, esto le ayudará a relajarse y pensar mejor de manera que pueda realizar con mejor éxito sus diferentes actividades.

 

 

Posted in Blog, Psiquiatria by admin | Tags: , ,
abril 29, 2017

En la actualidad,  más del 20% de las personas que superan los 60 años de edad sufren de algún trastorno mental, dónde los trastornos neuropsiquiátricos, como la  demencia y la depresión,  representan el 6,6% de la discapacidad total de este grupo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Factores de riesgo

A lo largo de la vida, las personas están expuestas a múltiples factores sociales, psíquicos y biológicos que determinan su salud mental. En el caso de los adultos mayores, en esta etapa afrontan situaciones como el dolor por la muerte de un ser querido, un descenso del nivel socioeconómico como consecuencia de pensionarse o por su discapacidad, entre otras. Estas situaciones, también, pueden ocasionarles aislamiento, pérdida de la independencia, soledad y angustia.

La Demencia 

La O.M.S. define la demencia cómo un síndrome que se caracteriza por la mengua de la memoria y la capacidad de pensar, trastornos del comportamiento e incapacidad para realizar las actividades de la vida cotidiana.  Esta afecta principalmente a los ancianos, pero no es una parte normal de la vejez.

Se estima que en el mundo unos 47,5 millones de personas padecen demencia. Esta enfermedad está relacionada con problemas sociales y económicos con los que el adulto mayor y/o su familia deben lidiar.

Un diagnóstico temprano de la demencia puede retrasar la enfermedad y sus efectos, de ahí que es sumamente importante que los familiares o personas cercanas al paciente sepan identificar estos signos.

Según la OMS, los signos y síntomas de la demencia tienen tres etapas:

Etapa Temprana: a menudo pasa desapercibida debido a que es lenta y gradual. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Tendencia al olvido
  • Pérdida de la noción del tiempo
  • Desubicación espacial, incluso en lugares conocidos

Etapa Intermedia: a medida que la demencia evoluciona hacia la etapa intermedia, los signos y síntomas se vuelven más evidentes y más limitadores. En esta etapa las personas afectadas:

  • Empiezan a olvidar acontecimientos recientes, así como los nombres de las personas
  • Se encuentran desubicadas en su propio hogar
  • Tienen cada vez más dificultades para comunicarse
  • Empiezan a necesitar ayuda con el aseo y el cuidado personal
  • Sufren cambios de comportamiento, por ejemplo, dan vueltas por la casa o repiten las mismas preguntas

Etapa tardía: en la última etapa de la enfermedad, la dependencia y la inactividad son casi totales. Las alteraciones de la memoria son graves y los síntomas y signos físicos se hacen más evidentes. Los síntomas incluyen:

  • Una creciente desubicación en el tiempo y en el espacio
  • Dificultades para reconocer a familiares y amigos
  • Una necesidad cada vez mayor de ayuda para el cuidado personal
  • Dificultades para caminar
  • Alteraciones del comportamiento que pueden exacerbarse y desembocar en agresiones

No existe ningún tratamiento para curar la demencia o revertir su evolución progresiva; sin embargo existen, numerosas intervenciones que se pueden ofrecer apoyo tanto a las personas con demencia como a sus cuidadores y familias.

La salud metal y el bienestar emocional tienen la misma importancia en esta edad y en cualquier otra etapa de la vida; de ahí que sea prioritario identificar a tiempo cualquier signo de demencia en el adulto mayor, de manera que se le pueda brindar el tratamiento oportuno y se retrase el proceso para que logre tener una mejor calidad de vida.

febrero 27, 2017

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que  2015 murieron 1,3 millones de adolescentes, en su mayoría por causas prevenibles o tratables. La mayoría falleció en accidentes de tránsito, pero el restante se reparten entre el VIH, el suicidio, las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la violencia interpersonal.

Muchas de las patologías que presentan los adolescentes están relacionadas a trastornos de la conducta, relacionados a la violencia, la pobreza, la humillación y el sentimiento de desvalorización, ya que estos pueden aumentar el riesgo de padecer problemas de salud mental.

Una de las principales enfermedades mentales de los adolescentes es la depresión, de hecho uno de cada cinco adolescentes se deprime en algún momento. Una de las características de un adolescente deprimido, es que se enoja por razones asociadas a su autoestima, relación con los amigos (pares) y planeamiento de su futuro, dependiendo de la edad en que se encuentre.

De ahí que es tan importante contar con el apoyo de la familia para poder superar estos episodios; por eso los Padres de Familia y también los maestros deben estar atentos a las señales de alerta que brindan sus hijos y alumnos para poder darles un apoyo oportuno; por eso tengan en cuenta los siguientes síntomas de la depresión:

  • Irritabilidad frecuente con brotes repentinos de ira.
  • Mayor sensibilidad a la crítica.
  • Quejas de dolores de cabeza, de estómago u otros problemas corporales. Es posible que su hijo vaya mucho a la enfermería de la escuela.
  • Retraimiento de personas como los padres o algunos amigos.
  • No disfrutar de las actividades que por lo general le gustan.
  • Sentirse cansado durante gran parte del día.
  • Sentimientos de tristeza o melancolía, la mayor parte del tiempo.

Si usted detecta alguna de estas señales en su hijo adolescente es mejor que acuda al especialista en psicología o psiquiatría. La ayuda profesional le puede brindar a usted, como padre de familia, orientación sobre cómo ayudar a su hijo adolescente y a este se le brinde un seguimiento adecuado para salir de esta situación.

noviembre 28, 2016

El Deterioro Cognitivo

Se describe como un conjunto de síntomas en lugar de una condición médica o una enfermedad específica. Una persona con Deterioro Cognitivo tiene problemas sutiles con uno o más de los siguientes síntomas:

  • La memoria de trabajo (del día a día)
  • la planificación
  • el lenguaje
  • la atención
  • las habilidades visuoespaciales (“visuo” refiriéndose a la vista y “espacial”, refiriéndose al espacio o ubicación), que da a una persona la capacidad de interpretar los objetos y formas.

En el Deterioro Cognitivo, estos síntomas son apreciados tanto por la persona que lo sufre como por quienes la conocen. Cualquier disminución de la función cognitiva será mayor que la disminución gradual que muchas personas experimentan como parte del envejecimiento normal y saludable. Puede haber problemas menores con las tareas más complicadas, pero generalmente no se observan dificultades en la vida cotidiana.

¿Una persona con Deterioro Cognitivo desarrollará demencia?

Aunque el Deterioro Cognitivo Leve aumenta significativamente el riesgo de una persona de desarrollar demencia, no todas las personas empeoran y desarrollan la enfermedad. Algunos enfermos permanecen estables en el tiempo, y unos pocos mejoran y no desarrollan ningún problema asociado.

La Demencia

Es una pérdida de la función cerebral que ocurre a causa de ciertas enfermedades. Afecta la memoria, el pensamiento, el lenguaje, el juicio y el comportamiento.

Algunas causas de demencia se pueden detener o revertir si se detectan a tiempo, por ejemplo:

  • Lesión cerebral
  • Tumores del cerebro
  • Consumo excesivo y crónico de alcohol
  • Cambio de los niveles de azúcar, calcio y sodio en la sangre (demencia de origen metabólico)
  • Niveles bajos de vitamina B12
  • Hidrocefalia normotensiva
  • Uso de ciertos medicamentos, incluso cimetidina y algunos hipocolesterolemiantes (para bajar el nivel de colesterol)

Tratamiento.

El tratamiento depende de la afección que está causando la demencia. Algunas personas pueden requerir hospitalización por un corto tiempo.

En ocasiones los medicamentos para tratar la demencia pueden empeorar la confusión del paciente. La suspensión o el cambio de medicamentos es parte del tratamiento.

Ciertos tipos de ejercicios mentales pueden ayudar con la demencia.

El tratamiento de afecciones que pueden llevar a la confusión a menudo puede mejorar enormemente el funcionamiento mental. Tales afecciones incluyen:

  • Anemia
  • Insuficiencia cardíaca congestiva
  • Disminución de oxígeno en la sangre (hipoxia)
  • Depresión
  • Insuficiencia cardíaca
  • Infecciones