septiembre 24, 2018

La salud mental se define como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” según la Organización Mundial de la Salud (OMS); es decir,  el individuo es consciente de sus capacidades, puede afrontar las situaciones de la vida, ser productivo en el trabajo y capaz de contribuir con su comunidad.

Los trastornos en la salud mental más comunes son: la depresión y la ansiedad, éstos afectan la productividad en el desempeño laboral. Más de 300 millones de personas sufren de depresión  y 260 millones tienen trastornos de ansiedad a nivel mundial.

¿Por qué debemos cuidar nuestra salud mental?

Debemos cuidarla porque de ésta va depender la forma en que pensamos, sentimos y actuamos en las diferentes situaciones de la vida. También influye en la forma en cómo manejamos el estrés, las relaciones con los demás y la toma de decisiones.

Las enfermedades mentales son condiciones graves que pueden afectar la forma de pensar, el humor y hasta el comportamiento.

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud metal?

Para cuidarla podemos tomar en cuenta algunos consejos :

  • Tener una actitud positiva.
  • Mantenerse en buena forma física.
  • Compartir con las demás personas.
  • Desarrollar un sentido de significado y propósito en la vida.
  • Dormir lo suficiente.
  • Desarrollar habilidades para enfrentar los problemas.
  • Meditar.
  • Obtener ayuda profesional si lo requiere.

Fuente: Medlineplus

También es importante cuidar el nivel de estrés;  cuando sentimos dolores de cabeza, de espalda, insomnio, apatía, pesadillas y cambios de humor, podemos tener un cuadro de estrés, al cual hay que prestarle la atención debida y contrarestar sus efectos negativos encaminándolos hacia algo más productivo, por ejemplo salir a realizar una caminata, darse un descanso, respirar profundo, o realizar algún deporte, son estrategias que puedes aplicar  y a cambio mejorar tu calidad de vida.

 

 

 

febrero 27, 2017

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que  2015 murieron 1,3 millones de adolescentes, en su mayoría por causas prevenibles o tratables. La mayoría falleció en accidentes de tránsito, pero el restante se reparten entre el VIH, el suicidio, las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la violencia interpersonal.

Muchas de las patologías que presentan los adolescentes están relacionadas a trastornos de la conducta, relacionados a la violencia, la pobreza, la humillación y el sentimiento de desvalorización, ya que estos pueden aumentar el riesgo de padecer problemas de salud mental.

Una de las principales enfermedades mentales de los adolescentes es la depresión, de hecho uno de cada cinco adolescentes se deprime en algún momento. Una de las características de un adolescente deprimido, es que se enoja por razones asociadas a su autoestima, relación con los amigos (pares) y planeamiento de su futuro, dependiendo de la edad en que se encuentre.

De ahí que es tan importante contar con el apoyo de la familia para poder superar estos episodios; por eso los Padres de Familia y también los maestros deben estar atentos a las señales de alerta que brindan sus hijos y alumnos para poder darles un apoyo oportuno; por eso tengan en cuenta los siguientes síntomas de la depresión:

  • Irritabilidad frecuente con brotes repentinos de ira.
  • Mayor sensibilidad a la crítica.
  • Quejas de dolores de cabeza, de estómago u otros problemas corporales. Es posible que su hijo vaya mucho a la enfermería de la escuela.
  • Retraimiento de personas como los padres o algunos amigos.
  • No disfrutar de las actividades que por lo general le gustan.
  • Sentirse cansado durante gran parte del día.
  • Sentimientos de tristeza o melancolía, la mayor parte del tiempo.

Si usted detecta alguna de estas señales en su hijo adolescente es mejor que acuda al especialista en psicología o psiquiatría. La ayuda profesional le puede brindar a usted, como padre de familia, orientación sobre cómo ayudar a su hijo adolescente y a este se le brinde un seguimiento adecuado para salir de esta situación.