febrero 26, 2019

La prueba de Papanicolau Monocapa es el primer examen para detectar la presencia de cáncer en el cuello uterino; de ahí que la mayoría de cáncer de cérvix se pueden detectar a tiempo si una mujer se realiza la prueba de manera rutinaria.

¿En qué consiste la prueba? 

La prueba de Papanicolau Monocapa es una prueba ginecológica que se realiza para detectar, de forma temprana, alteraciones en el  cuello del útero que posteriormente podrían convertirse en cáncer.

Durante la prueba, el médico coloca un instrumento llamado espéculo dentro de la vagina para abrirla ligeramente y de esta manera poder observar en su interior hasta el cuello uterino. Luego se raspa suavemente la zona para tomar una muestra, la cual será enviada al laboratorio para su análisis.

¿Cómo debe preparse para el examen PAP?

Es importante comunicarle a su médico si se encuentra tomando algún medicamento como los anticonceptivos, debido a que algunos contienen estrógenos o progestina que pueden afectar los resultados de la prueba. También si ha tenido resultados anormales en Papanicolau y si se podría estar embarazada.

Si se encuentra en el periodo menstrual mejor reprograme su cita, debido que los resultados de la citología pueden ser imprecisos.

En las 24 horas anteriores a la prueba de Papanicolau Monocapa evite lo siguiente:

  • Realizarse duchas vaginales.
  • Tener relaciones sexuales.
  • Usar tampones.

El Papanicolau Monocapa debe empezar a realizarselo a partir de los 21 años. Luego del primer examen usted debe:

  • Realizarse la prueba cada año para descartar la presencia de cáncer de cuello uterino.
  • Si tiene más de 30 años y también se ha realizado pruebas del Virus del Papiloma Humano y ambas pruebas han salido normales, le pueden hacer exámenes cada 3 años; sin embargo eso se lo debe confirmar su médico.
  • Las mujeres después de los 65 y que hayan tenido 3 resultados negativos en los exámenes dentro de los últimos 10 años, usualmente pueden dejar de realizarse la prueba, siempre y cuando un médico se los indique.

Cuide su salud y realícese periódicamente la prueba de Papanicolau Monocapa.

En Clínica Santa Teresa tenemos un Paquete especial de Papanicolau, si necesita más información o desea agendar una cita puede comunicarse a los teléfonos: (506) 2798-0100 / 2798-2100 o escribirnos al WhatsApp: 8841-7085 o a través de un Inbox, por medio de Facebook.

 

 

 

 

marzo 19, 2018

El cáncer de cuello uterino se origina en las células que revisten el cuello uterino, según la Asociación Americana del Cáncer existen 2 maneras de prevenirlo:  una consiste en encontrar y tratar las lesiones precancerosas y la otra es hallar el precancer.

Para lograr detectarlos a tiempo es necesario realizarse con regularidad algunas pruebas; las más utilizadas y comprobadas  son el Papanicolau y la que detecta el virus de Papiloma Humano (VPH).

El Papanicolau es un procedimiento que se realiza para obtener células del cuello uterino, con el fin de observarlas por un microscopio y así detectar si tienen cáncer o precáncer.

El principal riesgo del cáncer de cuello uterino es la infección por el virus de Papiloma Humano (VPH), de ahí que es fundamental realizarse la prueba VPH ADN. En esta prueba, se buscan partículas del ADN de estos tipos de VPH en las células del cuello uterino.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de cuello uterino?

El gran inconveniente del precancer o cáncer en etapa temprana es que usualmente no presentan síntomas; sino hasta que ya se convierte en un cáncer invasivo. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son:

  • Sangrado vaginal anormal:  como sangrado después de las relaciones sexuales, después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos menstruales que duran más tiempo o con sangrado más abundante de lo usual.
  • Una secreción vaginal inusual.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de cuello uterino?

Como se indicó, el principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino es el virus del Papiloma Humano (VPH)  debido a que puede infectar las células de la superficie de la piel y aquellas que revisten los genitales, el ano, la boca y la garganta, sin contagiar la sangre u órganos vitales como los pulmones y el corazón.

Otro factor de riesgo es el fumado, según la Asociación Americana del Cáncer, las fumadoras tienen aproximadamente el doble de probabilidades respecto a las no fumadoras de padecer cáncer de cuello uterino.

También las mujeres portadoras del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) que causa el SIDA, debido a que éste daña el sistema inmunológico provocando más riesgo de una infección con VPH.

Algunos estudios han indicado que las mujeres cuyos resultados de los análisis de sangre indican una infección pasada o actual con clamidia tienen mayor riesgo de cáncer de cuello uterino que las mujeres con un análisis de sangre normal.

Una alimentación con pocas frutas y verduras, el sobrepeso, el uso prolongado de anticonceptivos orales, antecedentes familiares, entre otros, son factores que también pueden incidir en el desarrollo de la enfermedad.

En la Clínica Santa Teresa iniciamos un Programa de Atención para Pacientes Crónicos con padecimientos como: Hipertensión Arterial, Diabetes, Prevención de Cáncer de Cérvix o Cuello Uterino entre otras, con el objetivo de brindar una atención más personalizada, un seguimiento preventivo y mejorar su condición de salud.

Si desea más información o sacar una cita puede comunicarse a los teléfonos: (506) 2798-0100 / 2798-2100 o escribirnos al WhatsApp: 8841-7085 o a través de un Inbox, por medio de Facebook.