febrero 5, 2019

La Cirugía Hernia Umbilical es un injerto en el ombligo o su alrededor, que está formado por grasa o por una parte del intestino delgado o grueso que logró traspasar el músculo del abdomen, debido a un aumento en la presión abdominal, como por ejemplo el sobrepeso.

La Hernia Umbilical es bastante común en los adultos y sobre todo en personas con sobrepeso y mujeres embarazadas. Estas hernias tienden a aumentar de tamaño con el tiempo, por eso, aunque sean de menor tamaño y no presenten síntomas, sin embargo  deben vigilarse.

Si la Hernia Umbilical no se trata a tiempo, existe el riesgo de que algún pedazo del tejido adiposo o una parte del intestino se atasque (encarcelación) en la hernia y que resulte imposible reintroducirlos; por eso es necesario atender cuanto antes esta situación.

Por lo general, esta condición llega a ser dolorosa, si el riego sanguíneo en la zona afectada está suspendido (estrangulación), ahí  se deberá realizar la cirugía de forma urgente. Mientras tanto, el paciente podría experimentar náuseas o vómitos y la zona protuberante puede tornarse de color azul o de un color más oscuro.

Para evitar este problema, los cirujanos a menudo recomiendan reparar la Hernia Umbilical, por medio de cirugía, la cual también se emplea para hernias que se están volviendo más grandes o dolorosas. La operación asegura el tejido de la pared abdominal debilitada y además cierra cualquier agujero.

Por eso si tiene una hernia que no reduce su tamaño cuando está acostado o que no puede reintroducirse nuevamente, mejor visite a un médico para ser valorado.

En Clínica Santa Teresa realizamos la Cirugía de Hernia Umbilical, le ofrecemos diversas opciones de financiamiento como el Banco Nacional y Coopenae.

Si desea más información o desea agendar una cita puede comunicarse a los teléfonos: (506) 2758-3145 / 2798-0100 / 2798-2100 o escribirnos al WhatsApp: 8841-7085 o a través de un Inbox, por medio de Facebook.

 

Posted in Blog, Medicina General by Adriana Alvarado | Tags: , ,
abril 3, 2017

La Diabetes es una enfermedad crónica que se genera cuando  el organismo pierde la capacidad de producir suficiente insulina o de utilizarla eficazmente. La  hormona insulina se produce en el páncreas y es la encargada de procesar la glucosa de los alimentos para que pase a las células del organismo y se convierta en energía que es lo permite que funcionen los músculos y los tejidos.

En un paciente con diabetes lo que sucede, es que no absorbe la glucosa adecuadamente, por lo que ésta se queda circulando en la sangre (hiperglucemia) y poco a poco va dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro  provoca complicaciones en la salud potencialmente letales.

Existen 3 tipos de Diabetes:

  • Diabetes tipo 1
  • Diabetes tipo 2
  • Diabetes Mellitus Gestacional (DMG)

La Diabetes tipo 1 son totalmente dependientes de la insulina, sino mueren. En la Diabetes tipo 2 el organismo puede producir insulina, pero no la suficiente, por lo que el organismo no reacciona a sus efectos, pero la glucosa se sigue acumulando en la sangre, por lo que pueden pasar años sin ser diagnosticada, pero igual va el deteriorando la salud.

La Diabetes Mellitus Gestional (DMG) se da cuando se le diagnostica por primera vez a mujeres embarazadas, usualmente surge en las etapas avanzadas y surge debido a que el organismo no puede producir, ni utilizar la suficiente insulina que se requiere para la gestación.

Investigaciones recientes han descubierto que la pérdida de peso y el ejercicio moderados, pueden prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2 en la población adulta de alto riesgo.

En el Centro Médico Santa Teresa ofrecemos servicios médicos en distintas especialidades, si deseas sacar una cita puede llamar al (506) 2798-0100 / 2798-2100, Whatsapp: 8841-7085 o en nuestro sitio web: https://santateresacr.com/cita-online y Facebook.

 

 

diciembre 19, 2016

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual. Se abrevian con las siglas ETS. En inglés STDs Sexually Transmitted Diseases. Son enfermedades de carácter infeccioso que se provocan en su mayor parte a través del contacto sexual. Existen sin embargo otras vías de contagio como puede sucede con el VIH o Sida. La prevención es importante y si se sospecha de algo anómalo, hay que consultar al médico

  • Clamidia o Cervisitis
  • La sífilis
  • La gonorrea
  • Enfermedad pélvica inflamatoria (EPI)
  • El herpes genital
  • La tricomoniasis
  • El virus del papiloma humano (VPH)
  • El sida o VIH
  • Las verrugas venéreas
  • Las ladillas o Pediculus pubis
  • La Hepatitis B (esta enfermedad se puede contraer por sangre contaminada, vía fetal, y también por vía sexual)
  • La Vaginitis (por hongos o candidiasis por o la vaginitis por tricosomas)
  • El linfogranuloma venéreo (LGV)
  • La sarna (que también se puede trasmitir por contacto de la piel con la persona que la padece)

La mayoría de las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres. Si una mujer embarazada padece de ETS, puede causarle graves problemas de salud al bebé.

Los antibióticos pueden tratar las ETS causadas por bacterias, hongos o parásitos. No hay cura para ETS causada por un virus, pero los medicamentos pueden ayudar con los síntomas y mantener la enfermedad bajo control.El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y contagiarse con ETS.

El sentido común es uno de los mejores consejos para prevenir las enfermedades de trasmisión sexual, aunque el sexo a menudo va unido al descontrol y muchas personas no piensan que “por una vez” les sucederá nada. El tema es que con cada persona que se tiene sexo va con ella toda su historia,si esa persona es portadora de una enfermedad la podrá trasmitir a sus contactos sexuales.